Recuerdos de antaño… #1

No sé si me dolió el ego,
quizá fue el corazón,
de no haber sido querido,
para ti una en un millón.

Fuiste como una estrella
que veloz vi el cielo surcar,
cuyo resplandor que ciega
sutil me invitó a desear.

Tú tan talón de Aquiles,
tan de Hemingway el ron,
responsable de que mis “nunca”
perdieran cabeza y razón.

Puede ser que algún día,
mirando un atardecer,
evoque esta melodía
que no podía ser.

-FMS-