Los menos…

Que te quieran espectacular o desarreglada, que te disfruten oscura o iluminada.

Que saboreen tu lado dulce y tu sabor amargo, que amen tanto tus risas como tu llanto.

Que te quieran segura o llena de miedos, colmada de virtudes y de defectos.

Que abracen tu paso firme y tus tropiezos, que disfruten tus palabras y tus silencios.

Que lean tus miradas y todos tus gestos, que estén cerquita en los buenos y malos tiempos.

Que estén dispuestos a construir contigo un mundo imperfecto lleno de recuerdos, y que recordemos que a eso están dispuestos,

sólo los valientes,

y son los menos…

FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/i75yg7duwndupa

Que sea mutuo…

Que no te falten sonrisas y besos, que no te falte ternura, deseo, erotismo y pasión.

Que no te falte un silencio en empatía o una larga conversación, un oído que te escuche y un hombro donde poder descansar.

Que no te falte el abrazo fuerte cuando te fallen las piernas ni la mirada atenta que sin necesidad de palabras dice: “aquí estoy”; que no te falte un puerto seguro donde sentarte a mirar el mar.

Que no te falte el espacio y el tiempo necesario para encontrarte, para ser tú en libertad y sin limitaciones siempre que lo necesites, que no te falte la mano que tome la tuya con firmeza cuando todo se haya oscurecido ni esa cálida y conocida voz que te recuerda tu canción.

Que no te falte la complicidad y familiaridad que trae el tiempo, la calidez y la calma de sentirte en paz.

Que no te falte bondad, respeto, consideración y reconocimiento, que no te falte lealtad, honestidad y compañerismo, que no te falte amor, sobre todo amor.

Que no te falte justicia, verdad y perdón.

Que no te falte compromiso y entrega para construir un nosotros.

Y por favor… que sea mutuo, para que tampoco le falte lo mismo a él.

-FMS-

©By Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/gkeyjj4dmvz4nw

R-O-M-A-N-C-E

Un poquito de creatividad por aquí y otro poquito por allá convierten momentos cotidianos en recuerdos inolvidables que alimentan cualquier corazón y por lo tanto cualquier relación.

El paso de los años nos enriquece como pareja, nos fortalece y nos permite conocernos más en muchas nuevas situaciones que la vida nos presenta, crecemos, aprendemos y nos unimos más, eso, claro está si junto con todo ese aprendizaje tenemos cuidado especial de los detalles, si prestamos la atención suficiente para notar que esa persona que está a nuestro lado no necesariamente es la misma de quien nos enamoramos hace años. La vida nos cambia y las relaciones deben adaptarse a esos cambios para sobrevivir.

Acostumbrarnos a lo mismo de siempre creyendo que funciona y dejarnos absorber por la monotonía es un golpe bajo, silencioso y letal que hace estragos a largo plazo.

Romance… Romance… Romance…

Unas flores, un detalle, una sorpresa, una carta, una cita, un pic nic, no se necesita una “millonada” para sorprender a esa persona especial y los detalles románticos tampoco tienen género definido y en ocasiones están subvalorados.

Conocer el lenguaje en que nuestra pareja se siente amada y valorada es primordial, todos nos sentimos amados de distinta manera, de poco me sirve que me llenen de regalos si yo me siento amada cuando me dedican tiempo de calidad, una “peli” en el viejo sillón o una amena conversada con un chocolate caliente… Conocernos no solo es un reto sino una herramienta súper útil a la hora de demostrar amor.

Aquello de hacer una carta, mirar a los ojos, cocinar una cena o tener el detallazo de escuchar con atención cuando nuestra persona nos habla, son detalles atemporales y nos hacen sentir apreciados, valorados y tomados en cuenta.

Decir “te amo” es maravilloso pero tiene mucho más peso cuando nuestras acciones son consecuentes con nuestras palabras, de lo contrario el efecto es contraproducente en lugar de favorecedor.

Uno no se siente amado cuando se lo dicen mil veces, sino cuando se lo demuestran y aunque suene trillado el amor sí es como una planta que necesita cuidados y atención para crecer fuerte y dar fruto.

A lo largo de las relaciones uno se conoce, se desconoce y luego se re-conoce, por lo que es súper importante estar atento a la estación en que nos encontramos, el otoño, el verano, el invierno o la primavera conllevan cuidados muy distintos unos de otros, cada día es una conquista.

Y recuerda, nada que haga feliz a la persona que amas está pasado de moda.

-FMS-

Fotografía: https://pin.it/22pucd6ff2s3bs

Recuerdos de antaño… #1

No sé si me dolió el ego,
quizá fue el corazón,
de no haber sido querido,
para ti una en un millón.

Fuiste como una estrella
que veloz vi el cielo surcar,
cuyo resplandor que ciega
sutil me invitó a desear.

Tú tan talón de Aquiles,
tan de Hemingway el ron,
responsable de que mis “nunca”
perdieran cabeza y razón.

Puede ser que algún día,
mirando un atardecer,
evoque esta melodía
que no podía ser.

-FMS-