Rememorar…

En los días grises y oscuros, nos viene bien recordar momentos en los que nuestra vida se ha llenado de color y luz.

Por lo general no se piensa en el verano cuando cae la nieve pero hacerlo es siempre una manera maravillosa de mantener el corazón alegre, agradecido y saludable.

Muchas experiencias hermosas e invaluables guardamos en nuestro baúl de recuerdos y sin duda muchas más vendrán.

Todo pasa y todo cambia, recuérdalo.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/2ibsrtcbde4cpw

Crecer

“Lo que no dejas ir, lo cargas, lo que cargas te pesa y lo que te pesa, te hunde…”

Practica el arte de soltar, la vida es muy corta para llevar sobre los hombros peso innecesario y demasiado linda para ensuciarse el corazón.

Perdonar y dejar ir es crecer.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: Yo. Uno de mis tantos atardeceres favoritos.

Crecer

“Lo que no dejas ir, lo cargas, lo que cargas te pesa y lo que te pesa, te hunde…”

Practica el arte de soltar, la vida es muy corta para llevar sobre los hombros peso innecesario y demasiado linda para ensuciarse el corazón.

Perdonar y dejar ir es crecer.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: Yo. Uno de mis tantos atardeceres favoritos.

Indescifrable…

Hay sin duda dolores profundos, despedidas ingratas y momentos incomprensibles… Pienso que tratar de entender la vida es injusto para nosotros como seres humanos, porque sin duda hay justicia e injusticia en ella.

Vivirla me parece mejor, abrazar las experiencias tanto buenas como difíciles por fugaces que sean y procurar obtener lo mejor de ellas. Después de todo, solo estamos aquí por un ratito y eso lo sabemos desde que nacemos.

FMS-

Fotografía: https://pin.it/qvo63eiw5jvxcm

Instantes…

La vida es un pestañear, rodearse de relaciones significativas, abrazar nuevas experiencias y llenarnos de vivencias nos permitirá atesorar recuerdos indelebles y enriquecernos desde todo punto de vista, todo lo demás, lo tangible, lo material es necesario pero no puede ocupar el trono en nuestra vida, porque con la misma velocidad con la que llega, se va…

Donde esté nuestro tesoro, allí estará nuestro corazón, procuremos darle valor a lo que verdaderamente lo merece e invertir nuestras fuerzas, nuestra energía, nuestro amor, en fin nuestra vida de manera que cuando se apaguen las luces tengamos el corazón lleno, en paz y una gran sonrisa en los labios. 

-FMS-

Una gota en el mar 

Todos los días tenemos la oportunidad de marcar una diferencia, no sólo en nuestra vida sino también en la de los demás. 

Tantas personas cargando sobre sus hombros tantas historias… Es muy sencillo no prestar atención, pero la sensibilidad nos permite educar nuestros ojos ya que fueron creados para ver más allá de una fachada.

Procuremos escuchar nuestro corazón, curiosamente siempre tiene algo que decir y dejemos fluir la misericordia que llevamos dentro, un gesto, una sonrisa, un abrazo, una palabra… 

Podría parecer algo insignificante pero una vez, una asombrosa mujer lo dijo así: “A veces sentimos que lo que hacemos es solo una gota en el mar, pero el mar sería menos sin esa gota”. (Madre Teresa)

-FMS-