Bifurcación…

La madurez nos llega con el tiempo, con los años, con las experiencias, con la vida, y nos encontramos en esa bifurcada parte del camino que nos muestra un sendero a lo conocido por el que no sentimos muchos deseos de caminar y otro que nos lleva a lo impredecible, a lo nuevo, a los cambios, a ese desaprender y volver a encontrarse con uno mismo en la etapa de la vida que se vive, a esa necesidad de conocerse un poco más, de descubrirse y disfrutarse, porque la madurez nos visita con cambios físicos, mentales, emocionales y las aristas son diversas.

Allí estamos, frente al rótulo que nos invita a tomar decisiones, a implementar variantes, nos vemos dejando de buscar lo que buscábamos o incluso de necesitar lo que en algún momento necesitamos y nos sentimos urgidos de abrazar nuevas experiencias, nuevas pasiones, nuevas vivencias, de maximizar el tiempo y “sacarle el jugo” a cada instante, reclamamos espacios solo nuestros, anhelamos los momentos quietos de meditación que nos permiten encontrar el balance, la paz y nos ayudan a diferenciar la voz correcta entre tantas otras voces equivocadas; ese espacio que nos ubica y nos recuerda quienes éramos, quienes somos y quienes queremos ser.

Qué linda es la vida, qué dinámica, cuando creemos conocer el camino, cambia, cuando pensamos tener dominada la situación algo se nos sale de las manos solo para recordarnos que afanarse por todo es un absurdo porque nada está nunca en completo control (por dicha), cuando creemos conocernos y nos pensamos descifrados nos abraza la mediana edad y con ella llegan los muchos cuestionamientos, las dudas, las culpas, las inquietudes, los retos, los renaceres, en fin…

Reitero, qué bonita es esta vida, con sus golpes bajos y sus muchas nuevas oportunidades, con sus conocidos parajes y su infinidad de giros sorpresa.

FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/7evahxy5seyefu

Contrastes…

¡Qué contraste!

Una escultura se llama: “El vacío del alma” y la otra: “Expansión”.

La primera me transmite una tristeza profunda y no requiere de mucha explicación, un alma vacía es un alma triste, seca y derrotada; de la segunda se dice que cuando la artista estaba terminando su obra se le cayó y se le quebró por lo que decidió dotarla de un significado distinto y mostrar que ante la destrucción, siempre existe una fuerza interna que permite la renovación.

Yo prefiero parecerme a la segunda, vivir, vibrar, quebrarme, armarme y volver a brillar, ser voz, ser mensaje, ser luz y tomar la decisión de encontrar la belleza que cada día tiene para ofrecerme y también, lo que tengo yo para ofrecer cada día, en un continuo aprendizaje mientras sigo dejándome maravillar por todo lo grande, lo pequeño y lo que hay en medio…

“Una vida sin propósito es un muerte prematura.” Goethe.

-FMS-

©By Mi vagón del tren

Fotografías: Escultura “El vacío del alma” de Jean Louis Corby y “Expansion” de Piage Bradley.

Reinventarse

La vida está llena de oportunidades para reinventarnos, de momentos en los que podemos mirar de adentro hacia afuera y descubrir en nosotros nuevas pasiones, nuevos talentos y nuevas fortalezas.

Encuentre esas cosas que le hacen feliz, busque lo que le dibuja una sonrisa y le alegra el corazón y ¡hágalo!

Sueñe, luche por alcanzar esos sueños y en el camino, involucre a su familia, no hay mejor manera de enseñarle a nuestros hijos a alcanzar sus metas que modelando determinación, amor y pasión por lo que hacemos.

Aquel que ama lo que hace siempre inspirará el corazón de otros.

-FMS-

Fotografía:https://pin.it/tez6f7xvj6sayq

Un alto para ti

¡Amé la imagen!

Cuántas veces nos absorbe la cotidianidad y vemos pasar los minutos, las horas y los días de lejos, entregando nuestra energía casi completa al trabajo, a la familia, a los hijos, al estudio, en fin…

Que hoy podamos hacer un alto aunque sea breve y encontrar ese “algo” grande y hermoso que nutra nuestra alma, nuestra mente y nuestro espíritu, el nuestro solamente, NO el de nadie más!

-FMS-

Fotografía: https://pin.it/xl7bzlfwpv2xvy

Antigravedad

Antigravedad…

Y llega el momento en que el mar es de nuevo calmo y las situaciones vividas, abrumadoras y angustiantes en su momento, se convierten en recuerdos llenos de aprendizaje.

Y somos más fuertes y más sabios porque crecimos, el desierto nos pulió y aquel diamante escondido dentro nuestro que simboliza el área específica de la vida que necesitaba ser tratada, consigue brillar.

Todo pasa, el refrán dice que no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista y es así, toda espera concluye y a todo lo que se quiere debajo del cielo le llega su hora.

Una vez más “entramos en órbita” y salimos de aquel espacio “antigravitatorio” en el que durante un tiempo todo parecía flotar en el aire, inalcanzable, sin orden ni forma definida, sin que pudiéramos tampoco tener control alguno sobre nada, de pronto empieza a caer, por sí solo, en el momento oportuno y justo donde debía, te conviertes entonces en espectador del proceso, no porque hayas cruzado los brazos sin hacer nada, sino porque aunque todos nuestros esfuerzos son válidos y nos conducen a conseguir metas y logros, a veces la vida tiene giros sorpresa que se salen de nuestras manos, momentos gratos y golpes bajos que nos recuerdan que somos pequeñas piezas dentro de un rompecabezas gigante, que todo tiene un tiempo, un lugar, y más maravilloso aún, un propósito más grande que nosotros mismos.

-FMS-

Fotografía: https://pin.it/peibn7ukbxt6vz

Preciados recordatorios…

Silencie el ruido externo y procure encontrar  la música que lleva dentro, reconozca ese brillo que es particularmente suyo y déjelo fluir, viva los detalles, disfrute las distintas estaciones de la vida recordando que para crecer necesitamos el verano tanto como el invierno, aprenda de sus errores y también de sus aciertos. 

Renueve sus fuerzas, busque lo que llena su alma, lo que enriquece su espíritu y hágalo, reverdezca, ría, baile, cante, disfrute la brisa que despeina, el sol en el rostro, el olor a tierra mojada o la arena en los pies, llénese con los colores de un atardecer y permítase ser niño de nuevo mientras le encuentra forma a las nubes, abrace la ternura, la esperanza y la bondad, cada día está lleno de sorpresas para usted, no deje de maravillarse, la sensibilidad también es fortaleza.

Aliméntese del amor desinteresado de su gente favorita y aliméntelos a ellos también, dar el beneficio de la duda podría sorprenderlo, inténtelo si así lo siente en su corazón, no trate de entender todo lo que sucede, se va desgastar porque muchas cosas no tienen explicación y a veces tampoco tienen sentido, no se distraiga con los pequeños obstáculos del camino, avance, su propósito es más grande de lo que puede imaginar, nadie es como usted y nadie puede cumplir en este mundo lo que usted vino a cumplir.

La vida es muy breve, disfrútese, ámese, acéptese, enfrente sus temores, atrévase a dejar su huella en la vida de alguien con una mirada, una sonrisa, un abrazo o un simple gesto anónimo, abra su corazón a nuevas experiencias y establezca límites sanos tanto en el área laboral como personal, bríndese la oportunidad de ser frágil y vulnerable de vez en cuando, procurar ser siempre fuerte es agotador y por favor, si necesita ayuda ¡pídala!

Libérese de culpas, de complejos y decida ser feliz, perdónese y perdone, implemente en su vida los cambios que considere necesarios y permítase crecer, cada día es una nueva oportunidad para dejar de lado el peso muerto y abrirle los brazos a las muchas nuevas oportunidades que a veces pasan desapercibidas por falta de enfoque, cada día es un milagro y cada momento vivido es un regalo.

No hay nada más hermoso que aquellas personas que disfrutan ser ellas mismas, genuinas, sin pretensiones, con la humildad de saberse humanos imperfectos y al mismo tiempo ediciones limitadas.

-FMS-