Enfoque…

Al final de cuentas es una decisión, nuestra y de nadie más… Confiar y creer que hay luz y buscarla, aún en medio del dolor, el miedo, la traición y la incertidumbre siempre habrá esperanza.

Está bien decir en un momento determinado “no puedo más” y dejarte ser vulnerable, pero debe ser la excepción y no la regla, repetirlo como un mantra nunca le ha hecho bien a nadie.

Todo pasa, todo acaba, ninguna situación es eterna, todo en esta vida es temporal; tenerlo claro nos ayuda a enfocarnos en “el día después de”, esa mañana en que cesó la tormenta y el mar está de nuevo en calma, nos ubica en esa famosa luz al final del túnel y no en la oscuridad que de momento nos rodea.

FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/pmkrr2sy5zytvj

Descansar en Él…

¿Cuántas veces hemos querido “meter mano” en alguna situación para que salga como esperamos? ¿Cuántas veces hemos querido solucionar algo a nuestra manera, a la fuerza, contando solo con nosotros mismos o confiando solo en nuestra capacidad? ¿Cuántas veces han sucedido las cosas como nunca imaginamos que iban a suceder y fue para bien?

Se viene un nuevo año, siempre me emocionan todas esas paginas en blanco listas para que pueda yo escribir historias con sentido, con propósito, algunas vendrán listas para sorprenderme, para ponerme a prueba, otras traerán consigo dosis de risa, de ternura, de sensibilidad, de lagrimas, pero en todas y cada una de ella seré yo la protagonista, seré yo quien escriba cómo decido vivirlas, cómo decido actuar, reaccionar y cuánto dejarme afectar o cuánto permitirme crecer, a mí me fue dado el derecho de hacerlo, mi libre albedrío, ¡qué privilegio tan hermoso!

Independientemente de lo que venga, quiero descansar en Él y en su propósito, nuestro Dios no improvisa nunca, siempre tiene un plan, nosotros tendremos quizá en nuestra mente la alternativa, la solución, la respuesta pero la última palabra la tendrá siempre Él, confiemos en su voluntad agradable y perfecta para nuestras vidas, así como un niño confía ciegamente en sus padres, con la certeza plena de que en sus manos estará seguro, protegido y en todo le irá bien porque quienes más le aman están a cargo.

En su regazo, en su presencia hay paz, guía, enseñanza, estrategia y todo lo que necesitamos para que nuestro día a día marque una diferencia para nosotros y para quienes nos rodean.

“Confía en el Señor de todo corazón y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos y Él allanará tus sendas.” La Biblia.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/glsfasz644sqh6