Ecos de su presencia

Me encanta cuando Dios usa nuestra cotidianidad para hablarnos al corazón, a veces nos cuesta trabajo identificarlo por sus métodos poco ortodoxos, pero si aprendemos a leer entre líneas nos será más fácil entender que siempre tiene algo que decirnos, en una frase que leemos, en el mensaje de un amigo, en un pensamiento que cruzó nuestra mente, en un silencio, en una canción…

El se encuentra en todas esas pequeñas cosas y desde allí se nos revela con hermosa claridad.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: Una planta de mi jardín que después de una larga espera y varios cuidados floreó hoy, y se mostró escandalosamente hermosa y colorida, algo así como la vida misma.