De herencias y legados…

Cuando uno se da cuenta miran y cuando no, también…

Les podemos heredar muchísimas cosas pero la calidad humana, el respeto, la sensibilidad, el amor y la misericordia, así como muchos otros valores perennes e indispensables en la vida solo pueden modelarse y allí radica la verdadera belleza, en dejarles un legado que no caduca.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/6gehrz3phnnzzi

Gracia

Tenemos para poder dar, somos bendecidos para bendecir.

La vida toma un sentido distinto cuando nos permitimos ser sensibles a la necesidad ajena, el privilegio de tocar la vida de otras personas con un detalle no tiene precio.

Demos de gracia lo que por gracia recibimos.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/urzb7v5waaqirk

Contrastes…

¡Qué contraste!

Una escultura se llama: “El vacío del alma” y la otra: “Expansión”.

La primera me transmite una tristeza profunda y no requiere de mucha explicación, un alma vacía es un alma triste, seca y derrotada; de la segunda se dice que cuando la artista estaba terminando su obra se le cayó y se le quebró por lo que decidió dotarla de un significado distinto y mostrar que ante la destrucción, siempre existe una fuerza interna que permite la renovación.

Yo prefiero parecerme a la segunda, vivir, vibrar, quebrarme, armarme y volver a brillar, ser voz, ser mensaje, ser luz y tomar la decisión de encontrar la belleza que cada día tiene para ofrecerme y también, lo que tengo yo para ofrecer cada día, en un continuo aprendizaje mientras sigo dejándome maravillar por todo lo grande, lo pequeño y lo que hay en medio…

“Una vida sin propósito es un muerte prematura.” Goethe.

-FMS-

©By Mi vagón del tren

Fotografías: Escultura “El vacío del alma” de Jean Louis Corby y “Expansion” de Piage Bradley.

Todos los días son 8 de Marzo

Voy conduciendo, concentrada en todo y en nada, cuando un coro de voces de niños me aterriza, con un grito que dice: “¡felizzzz díaaaaa!” y en el carril contrario una microbús con pequeños de escuela sigue su camino.

Yo, esbozo una sonrisa y con el corazón aún dolido por ciertos sucesos recientes en mi país respondo casi de manera instintiva en susurro: “feliz día pequeños”, y me quedo pensando en algo que se dice de manera trillada pero que no se vive igual; que todos los días son días de la mujer, del hombre, del niño, del adolescente, del anciano, del débil, del fuerte… del ser humano.

-FMS-

Fotografía: Acuarela Erica Dal Maso

Cada ladrón…

Cada persona analiza y juzga lo que ve no sólo desde su perspectiva, sino también desde su experiencia y la actitud de su corazón, por esa razón no mal gasto mis energías con las personas que siempre piensan mal de otros, de sus intenciones y sus intereses, prefiero invertirla en aquellos que creen en la bondad como una de las armas más nobles para conquistar, en los que escuchan su corazón cuando les habla del “beneficio de la duda”, en miradas transparentes que dejan su luz donde sea que vayan, corazones que contra todo pronóstico siguen iluminando y los que caminan con el perdón delante porque saben que los hace libres, esos seres que lejos de ser ignorantes sobre la realidad del mundo y las oscuras intenciones de algunos, saben cuidarse pero sin dejar de creer que los buenos somos mayoría y que el mundo sigue siendo un lugar con espacio para el amor y todos sus aliados. 

Al final, no es lo que entra en nosotros lo que nos contamina, sino lo que sale de nosotros, porque sale del corazón. 

-FMS-

Una gota en el mar 

Todos los días tenemos la oportunidad de marcar una diferencia, no sólo en nuestra vida sino también en la de los demás. 

Tantas personas cargando sobre sus hombros tantas historias… Es muy sencillo no prestar atención, pero la sensibilidad nos permite educar nuestros ojos ya que fueron creados para ver más allá de una fachada.

Procuremos escuchar nuestro corazón, curiosamente siempre tiene algo que decir y dejemos fluir la misericordia que llevamos dentro, un gesto, una sonrisa, un abrazo, una palabra… 

Podría parecer algo insignificante pero una vez, una asombrosa mujer lo dijo así: “A veces sentimos que lo que hacemos es solo una gota en el mar, pero el mar sería menos sin esa gota”. (Madre Teresa)

-FMS-

La música de mi alma.

Hoy, quiero dejarme contagiar de la risa espontánea de mis hijas, de su manera de celebrar con un baile loco y descoordinado algo que les llena de alegría y emoción, quiero dejar que esa mirada tímida, brillante y profunda que tienen cuando quieren abrirme su corazón pueda tocar el mío, que sus palabras retumben en mis oídos y su ternura me sensibilice siempre. 

Hoy, quiero estar más consciente que nunca que aunque son pequeñas muy pronto dejarán de serlo, quiero aprovechar cada momento que tengo a su lado para recordarles lo mucho que las amo y lo valiosas que son. 

Hoy, quiero dejarme absorber por su mundo pequeñito, alegre y colorido y no contagiarlas de las preocupaciones adultas, ya en su momento la vida las llevara allí… Quiero tomar su mano y caminar junto a ellas sumergida en las conversaciones más fantásticas, colmadas de magia, inocencia, dulzura, bondad y “¿por qués?”

Hoy, quiero dejarme envolver por ese amor sin límites, desinteresado y puro que cura la mayor dolencia con un beso, que espera con ansias un cuento, que pone en mi alma una canción nueva cada día e ilumina mi vida.

Hoy, que nuestros hijos son pequeños, que los tenemos cerca y seguimos siendo su astro más brillante, hoy que siguen de cierta manera girando a nuestro alrededor y seguimos pareciéndoles únicos y omnipotentes, hoy que no han volado todavía, dejémonos contagiar por su mundo, dejémonos absorber por sus risas, sus abrazos y su amor incondicional, pongámonos a su altura, miremos a sus ojos, respondamos su sonrisa, agradezcamos sus dibujos, disfrutemos de un juego y entreguémonos a su historia… 

FMS-

Preciados recordatorios…

Silencie el ruido externo y procure encontrar  la música que lleva dentro, reconozca ese brillo que es particularmente suyo y déjelo fluir, viva los detalles, disfrute las distintas estaciones de la vida recordando que para crecer necesitamos el verano tanto como el invierno, aprenda de sus errores y también de sus aciertos. 

Renueve sus fuerzas, busque lo que llena su alma, lo que enriquece su espíritu y hágalo, reverdezca, ría, baile, cante, disfrute la brisa que despeina, el sol en el rostro, el olor a tierra mojada o la arena en los pies, llénese con los colores de un atardecer y permítase ser niño de nuevo mientras le encuentra forma a las nubes, abrace la ternura, la esperanza y la bondad, cada día está lleno de sorpresas para usted, no deje de maravillarse, la sensibilidad también es fortaleza.

Aliméntese del amor desinteresado de su gente favorita y aliméntelos a ellos también, dar el beneficio de la duda podría sorprenderlo, inténtelo si así lo siente en su corazón, no trate de entender todo lo que sucede, se va desgastar porque muchas cosas no tienen explicación y a veces tampoco tienen sentido, no se distraiga con los pequeños obstáculos del camino, avance, su propósito es más grande de lo que puede imaginar, nadie es como usted y nadie puede cumplir en este mundo lo que usted vino a cumplir.

La vida es muy breve, disfrútese, ámese, acéptese, enfrente sus temores, atrévase a dejar su huella en la vida de alguien con una mirada, una sonrisa, un abrazo o un simple gesto anónimo, abra su corazón a nuevas experiencias y establezca límites sanos tanto en el área laboral como personal, bríndese la oportunidad de ser frágil y vulnerable de vez en cuando, procurar ser siempre fuerte es agotador y por favor, si necesita ayuda ¡pídala!

Libérese de culpas, de complejos y decida ser feliz, perdónese y perdone, implemente en su vida los cambios que considere necesarios y permítase crecer, cada día es una nueva oportunidad para dejar de lado el peso muerto y abrirle los brazos a las muchas nuevas oportunidades que a veces pasan desapercibidas por falta de enfoque, cada día es un milagro y cada momento vivido es un regalo.

No hay nada más hermoso que aquellas personas que disfrutan ser ellas mismas, genuinas, sin pretensiones, con la humildad de saberse humanos imperfectos y al mismo tiempo ediciones limitadas.

-FMS-