Un privilegio llamado amistad.

Hay personas que son música y canción, mano de ayuda y hombro de consuelo.

Hay personas que son compañía, oído atento, palabra de aliento o prudente silencio.

Hay personas que son risa, frescura y luz.

Hay personas que son lealtad, entrega y compromiso, que son llamada de media noche y un genuino: “¿cómo estás?”.

Hay personas que son lluvia fresca sobre tierra seca y manantial de agua cuando se tiene sed.

Tesoros con quienes se habla con la misma facilidad lo trivial y lo profundo.

Tesoros con quienes se ríe hasta las lágrimas y se llora con la misma libertad.

Tesoros que acompañan, que escuchan y no juzgan.

Tesoros que conocen tu lado fuerte y protegen tu lado vulnerable incluso de ti mismo si es necesario.

Lo sé porque los conozco, los tengo en mi vida, son pocos y les llamo amigos.

-FMS-