R-O-M-A-N-C-E

Un poquito de creatividad por aquí y otro poquito por allá convierten momentos cotidianos en recuerdos inolvidables que alimentan cualquier corazón y por lo tanto cualquier relación.

El paso de los años nos enriquece como pareja, nos fortalece y nos permite conocernos más en muchas nuevas situaciones que la vida nos presenta, crecemos, aprendemos y nos unimos más, eso, claro está si junto con todo ese aprendizaje tenemos cuidado especial de los detalles, si prestamos la atención suficiente para notar que esa persona que está a nuestro lado no necesariamente es la misma de quien nos enamoramos hace años. La vida nos cambia y las relaciones deben adaptarse a esos cambios para sobrevivir.

Acostumbrarnos a lo mismo de siempre creyendo que funciona y dejarnos absorber por la monotonía es un golpe bajo, silencioso y letal que hace estragos a largo plazo.

Romance… Romance… Romance…

Unas flores, un detalle, una sorpresa, una carta, una cita, un pic nic, no se necesita una “millonada” para sorprender a esa persona especial y los detalles románticos tampoco tienen género definido y en ocasiones están subvalorados.

Conocer el lenguaje en que nuestra pareja se siente amada y valorada es primordial, todos nos sentimos amados de distinta manera, de poco me sirve que me llenen de regalos si yo me siento amada cuando me dedican tiempo de calidad, una “peli” en el viejo sillón o una amena conversada con un chocolate caliente… Conocernos no solo es un reto sino una herramienta súper útil a la hora de demostrar amor.

Aquello de hacer una carta, mirar a los ojos, cocinar una cena o tener el detallazo de escuchar con atención cuando nuestra persona nos habla, son detalles atemporales y nos hacen sentir apreciados, valorados y tomados en cuenta.

Decir “te amo” es maravilloso pero tiene mucho más peso cuando nuestras acciones son consecuentes con nuestras palabras, de lo contrario el efecto es contraproducente en lugar de favorecedor.

Uno no se siente amado cuando se lo dicen mil veces, sino cuando se lo demuestran y aunque suene trillado el amor sí es como una planta que necesita cuidados y atención para crecer fuerte y dar fruto.

A lo largo de las relaciones uno se conoce, se desconoce y luego se re-conoce, por lo que es súper importante estar atento a la estación en que nos encontramos, el otoño, el verano, el invierno o la primavera conllevan cuidados muy distintos unos de otros, cada día es una conquista.

Y recuerda, nada que haga feliz a la persona que amas está pasado de moda.

-FMS-

Fotografía: https://pin.it/22pucd6ff2s3bs

Todos los días son 8 de Marzo

Voy conduciendo, concentrada en todo y en nada, cuando un coro de voces de niños me aterriza, con un grito que dice: “¡felizzzz díaaaaa!” y en el carril contrario una microbús con pequeños de escuela sigue su camino.

Yo, esbozo una sonrisa y con el corazón aún dolido por ciertos sucesos recientes en mi país respondo casi de manera instintiva en susurro: “feliz día pequeños”, y me quedo pensando en algo que se dice de manera trillada pero que no se vive igual; que todos los días son días de la mujer, del hombre, del niño, del adolescente, del anciano, del débil, del fuerte… del ser humano.

-FMS-

Fotografía: Acuarela Erica Dal Maso

Trocitos de realidad…

Y uno escribe… de lo que le gusta, lo que le inspira o lo que ama, uno escribe de lo que le duele, le atormenta o le enfurece… uno le escribe a la vida, a las personas, a todo y a nada.

Pero cuando llega el momento en que la vivencia no te pone a escribir, cuando no cala tan dentro tuyo como para volverse letra, reclamo, prosa o poema, simplemente dejó de importar lo suficiente.

-FMS-

Fotografía: https://pin.it/iepppjpp6fzm2g

Silencio interno

Y entonces te detienes, el bullicio a tu alrededor se acalla, tus ojos enfocan correctamente y tu razón entra en sintonía con tu corazón… Quedas en silencio, tu queja se vuelve absurda, tu reclamo pierde la fuerza y enmudece… Una breve pincelada de otras realidades te ha ubicado.

El agradecimiento está subvalorado.

-FMS-