Sujetándole la mano a la nada…

Así, tan triste como se lee, igual de triste se ve…

Pequeñas manitas sujetando el vacío, sin contar las que ya ni eso porque caminan solitas.

Miradas brillantes que buscan encontrar atención, conexión, amor en otro par de ojos que nunca encuentran porque están sumergidos en una pantalla.

Historias, anécdotas, sonrisas y palabras relatadas que quedan flotando en el aire, no llegan a su destino, no encuentran un oído atento que las escuche porque a pesar de la ilusión y emoción con que son contadas, tienen un receptor absorto, hipnotizado viviendo el momento de alguien más y dejando pasar ese instante mágico, leyendo o compartiendo con quienes ni siquiera están a su lado e ignorando a los que sí.

El lado oscuro de la tecnología nos tiene desconectados, nos distancia al punto de convertirnos en perfectos desconocidos.

¿Qué pasó?

¿En qué momento creció?

¿Por qué no me escucha?

¿Cuándo nos perdimos el uno al otro incluso dentro de la misma casa?

Allí, devuelve el disco de tu mente, rebobina la historia de tu vida, allí cuando buscó tu mano y no la tomaste, allí cuando te habló de su día en la escuela, de su momento difícil o de lo que le causó mucha risa y no puedes recordarlo porque no estabas escuchando, un gesto de tu mano dijo “ahora no” y ni siquiera volteaste a mirarlo porque el celular brillaba más que sus ojitos, allí cuando buscó otro círculo, otro lugar seguro y encontró su sentido de pertenencia en otra parte mientras tú seguías viviendo detrás de una pantalla, privando a tu familia de tu irreemplazable y valiosa presencia.

•FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/6qzdf6ux4upzdm

Pssst

¿Me lees un cuento?

¿Podemos jugar?

¿Me cuentas una anécdota?

¿Preparamos galletas?

¿Qué hiciste hoy?

¿Coloreamos juntos?

¿Vemos una película?

¿Vamos al parque?

¿Videojuegos?

¿Tienes un momento?

¿De cuántas maneras te pidió tu hijo(a) hoy que entraras en su mundo?

¿Entraste?

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/giowgnpyiarhne

Indelebles huellas de amor

Y entonces llegas, cansado de tu jornada directo a jugar porque hay dos pares de ojitos esperando verte entrar por la puerta, anhelando, es casi imposible que brillen más de lo que brillan cuando te ven…

Te sientas y te escucho, me encuentro sonriendo al escuchar tus risas, enternecida al escuchar tus juegos, plena e inmensamente feliz de que seas tú, el hombre maravilloso que Dios me dio, el padre extraordinario que Dios les dio… Y entonces, poco a poco se apagan las risas mientras a petición suya les dibujas figuras imaginarias en el rostro, un tigre, una princesa, un león…

Todo se va quedando en silencio y de pronto te escucho respirar profundo, porque quedaste rendido, y así, entre el arrullo y la seguridad que extrañamente les provocan tus ronquidos caen rendidas ellas también…

Los tres amores de mi vida ahora duermen plácidamente y yo solo puedo darle gracias a Dios por momentos como este.

FMS