Que sean siempre más…

Qué lindas se ven las familias unidas, se ven fuertes, se ven felices.

Las mecánicas familiares cambian de una familia a otra, de la misma manera en que cada cabeza es un mundo, cada familia también lo es.

De la puerta para adentro solo nosotros sabemos cómo somos, cómo interactuamos, nuestras fortalezas y nuestras oportunidades de mejora, sin embargo hay una realidad ineludible, no reflejas afuera lo que no tienes adentro.

Es por eso que me cautiva cuando veo un niño carcajearse con su padre entre miradas cómplices, o cuando observo una adolescente acercarse a su madre y darle un abrazo, mi corazón se alegra casi hasta las lágrimas cuando en medio de alguna situación complicada veo a un hermano abrazar a otro en un lenguaje que solo ellos entienden, o la espontánea facilidad con que quienes la conforman se toman de las manos para elevar una oración.

Es eso, allí está expuesta la maravillosa complicidad que se logra día a día cuando buscamos intencionalmente momentos que nos unan, experiencias que nos fortalezcan y tradiciones que siembren recuerdos, es allí donde podemos ver manifiesto ese compartir, la fortaleza de caernos juntos y volvernos a levantar, las lágrimas y las muchas risas compartidas, los aciertos, los desaciertos y el deseo genuino de crecer juntos, de aprender con sencillez y humildad reconociendo que somos fuertes cuando nos escuchamos con atención, cuando somos sensibles y empáticos, cuando perdonamos y ofrecemos disculpas.

Qué lindas se ven las familias unidas, cuando se ríen, cuando se abrazan, cuando se apoyan, cuando permiten que los unan sus afinidades y no que los distancien sus diferencias; después de todo, la familia debe ser para todos ese puerto seguro, ese lugar de refugio y paz que se construye diariamente, muchas veces en condiciones favorables y otras tantas en medio de la adversidad pero hombro a hombro, tomados de las manos, sabiéndonos seguros porque estamos juntos, con la certeza de que nos tenemos el uno al otro.

Vínculos que nos fortalecen, vínculos que nos sostienen y nos levantan, vínculos sanos, no perfectos, pero sinceros en sus sentimientos, en su amor.

Qué lindas se ven las familias unidas… ¡que sean siempre más!

•FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/p4lqt26nv4glf6

¡Échense flores!

Háblese bonito, cuídese, chinéese, coma saludable, saque un ratito para hacer deporte, descanse, déjese consentir, intente hacer con más frecuencia lo que le hace feliz, busque el tiempo para reflexionar, conocerse, encontrarse o en todo caso reinventarse, trate de rodearse de gente que lo edifique y tenga proyectos que le inspiren.

Recuerdo que mi abuelita tenía una costumbre (aparte de nunca salir a la calle desarreglada), en varias ocasiones siendo yo una niña, la vi hablar con “ella misma” en la noche antes de dormir, una vez le pregunté qué se decía y me respondió: “cosas lindas… que yo puedo, que soy capaz, que estoy sana, que soy hermosa”.

Hoy, recordémonos aquello en lo que somos buenos, eso que nos encanta de nosotros, aceptémonos, perdonémonos y amémonos, le invito, si puede y si quiere, a que adopte la costumbre de mi abuelita y antes de dormir “échese flores”.

•FMS by ©Mi vagón del tren

#amorpropio #automotivacion #seamosmayoria

La unión hace la fuerza

Más amor.

Más perdón y menos rencor.

Más misericordia y menos juicio.

Más empatía y menos egoísmo.

Más risas y menos lágrimas.

Más libertad y menos temor.

Más justicia y menos indiferencia.

Enfoquémonos en lo que nos une y no en las diferencias que nos separan, esa unidad genera conexión, nos compenetra; todo se puede trabajar cuando hay disposición, todo puede mejorar cuando hay comprensión del otro.

El cambio somos nosotros.

•FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/gszk3bf7swq4hk

Manitas dispuestas

Un niño pequeño siempre va querer ayudar, son serviciales y colaboradores por naturaleza si les damos la oportunidad, un adulto perfeccionista e impaciente por lo general va preferir hacer las cosas solo, para mayor comodidad y rapidez, y luego, más adelante nos viene más fácil criticar a los chicos cuando no quieren ayudar en los quehaceres de la casa o en cualquier otro escenario.

Peras al olmo… al final recogemos aquello que sembramos en ellos, y si nunca los hicimos parte incluso de las cosas más pequeñas como regar una planta o limpiarle las hojitas, será más complicado cuando crezcan porque colaborar no se les da como algo natural.

Termino como inicié, un niño siempre tiene tiempo y disposición de ayudar, qué les parece si como adultos nos armamos de paciencia y se los permitimos, las cosas no van a quedar perfectas pero la semilla que plantaremos en sus corazones dará fruto y más aún, esa sensación de haber ayudado a papá y mamá quedará como una huella indeleble en sus vidas, más que palabras les demostramos con hechos que son útiles, valiosos y necesarios, que contamos con ellos.

•FMS by ©Mi vagón del tren

Fitografía: https://pin.it/saaykvxt5gvgcc

2020 “Veinte, veinte: la visión perfecta”

Ya estrenamos el primer día de este año y tenemos por delante un montón de nuevas oportunidades para abrazar, experiencias para vivir y razones para estar agradecidos.

Hago la comparación del “veinte veinte” con la vista porque me hizo ir reflexionar sobre la importancia de una visión clara, de un enfoque correcto al momento de analizar las situaciones que viviremos, ya que como dice aquella canción de Jarabe de palo, “depende, todo depende, de según cómo se mire todo depende”.

Que este año tengas siempre la sabiduría para analizar tus experiencias desde la perspectiva correcta, que tu visión no se empañe con quejas, con negatividad o desesperanza, sino por el contrario, que encuentres el “¿para qué?” de lo que vives, la enseñanza y el propósito ya que cuando miramos las situaciones de la forma correcta siempre encontraremos algo por lo qué estar agradecidos, y eso por defecto lo cambia todo.

Deseo que si en algún momento se te nubla la visión, porque puede pasar, tengas siempre cerca a alguien que te tome de la mano y te recuerde cuál era el camino que transitabas, que te cante nuevamente tu canción si por breves instantes olvidaste la letra.

Bajo la visión adecuada todo se ve mejor, aún el desierto más árido guarda agua en su interior…

•FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/xmjiser2evy6uq