Emociones a flor de piel…

Miro a mi alrededor y me duele, el clamor de los niños que son maltratados, la desesperanza de los jóvenes que están extraviados, las luchas de poder entre los fuertes sin importar el daño que provocan en los más débiles.

Miro a mi alrededor y me duele la incertidumbre con la que camina el mundo, la soledad que abraza los corazones y la tristeza en la que se ahogan muchos, las lágrimas que brotan y las que se quedan dentro, las palabras que gritan y los silencios forzados.

Miro a mi alrededor y me duele como nos vamos perdiendo, aislando, rodeados de personas pero solos buscando aprobación de seres a quienes ni siquiera conocemos.

Y entonces, cuando el nudo en la garganta me hace respirar con dificultad, se asoma un brillo intenso en la escena de mi mente y miro…

Miro a mi alrededor y veo brotar el amor entre las personas, corazones siendo sanados y escucho canciones de esperanza, de resiliencia y paz, seres humanos a los que el dolor no ha destruido sino que contra todo pronóstico los ha hecho más fuertes, para amar mejor, para amar con entrega y empatía, miro a mi alrededor y encuentro las manos extendidas que siguen diciendo en medio del bullicio “aquí estoy”.

Miro a mi alrededor y escucho niños riendo porque siguen habiendo personas con deseos de amarlos y marcar una diferencia en sus vidas, miro jóvenes que retroceden en sus pasos y vuelven a encontrarse consigo mismos y su valor en aquel punto del camino donde calienta el Sol, porque hubo alguien que se animó y fue a buscarlos, veo personas diciendo sí se puede, y no son las menos sino las más, pero debemos educar nuestros ojos y redireccionar nuestro corazón para dar con ellos, para ver aquello para lo que fueron creados.

Y entonces me emociono, hay esperanza, el mundo sigue siendo un lugar maravilloso, hay mensaje, hay sentido y hay propósito, y por pequeño que parezca el aporte de los corazones que se resisten a dejar de brillar, allí está, y esa luz cálida se propaga y se multiplica porque solo el amor puede salvarnos, el amor como revolución, el amor como la fuerza que mueve al mundo.

Seamos mayoría.

•FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://www.pinterest.com/pin/348606827384819079/

¿Ya sonreíste hoy?

Cuando estaba pequeña y me daba mucha risa algo, en varias ocasiones alguien importante para mí me dijo: “la risa abunda en la boca de los tontos”, a pesar de que estoy completamente en desacuerdo con esa afirmación, en aquel momento eso hizo que a pesar de que seguí sonriendo lo hiciera con menos frecuencia, esto hasta que en mi adolescencia me encontré con un joven cuyo espíritu noble, alegre, impetuoso y divertido hizo que volviera a mí aquel porcentaje de risa que había perdido, se lo he dicho siempre, porque a final de cuentas me casé con él, “me enseñaste de nuevo a reír”.

De eso hacen ya más de 20 años y quise escribir acerca de esto porque las etapas de la vida, las preocupaciones, la familia, el trabajo, en fin todas esas variables muchas veces nos juegan en contra, se vuelven tan grandes que el peso sobre nuestros hombros es agobiante y nos roba la sonrisa, se ahoga la tan necesaria y medicinal risa, crecemos y de cierta forma el adulto responsable, equilibrado, maduro y ecuánime en nosotros nos hace olvidar que algunas veces, no las menos sino las más necesitamos reírnos.

Estudios científicos revelan importantes reacciones positivas que se dan en nuestros cuerpos al darnos la oportunidad de reír libremente.

Los seres humanos necesitan risas, las parejas necesitan reírse juntas, las familias necesitan reírse entre ellos y de ellos, todos necesitamos aprender a reírnos de nosotros mismos en algún punto, es como un efecto en cadena saben, cuando eres consciente de que tu vida, tu hogar y tu familia están con el “tanquecito de risas” con la aguja en “échele”, algo tiene que suceder, y una vez que nos damos permiso de hacerlo, vuelve a ser la regla y no la excepción.

No en vano puso Dios en cada uno de nosotros una buena dosis de sentido del humor, sabía que íbamos a necesitarla.

•FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografía: https://www.pinterest.com/pin/536350636866042497/

Decisiones

Creer, está en mí.

Hacer, está en mí.

Volar, está en mí.

Avanzar, está en mí.

Evolucionar, está en mí…

Dudar, está en mí.

Procastinar, está en mí.

Descender, está en mí.

Ralentizar, está en mí.

Involucionar, está en mí…

Y tú, ¿qué decides?

FMS by ©Mi vagón del tren

Fotografia: https://www.pinterest.com/pin/297448750364292581/