Semillas de esperanza…

Y entonces de la nada aparece un desconocido con un gesto de bondad inesperado pero necesario, te dibuja una sonrisa y quedas con la satisfacción de haberte cruzado con alguien así.

“Por cada gota de dulzura que alguien da, hay una gota menos de amargura en el mundo.” Madre Teresa.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía:https://pin.it/cdkujn7zk3iyze

Avanti

Generalizar es equivocarse, no puede uno cerrarse a vivencias maravillosas por malas experiencias.

La vida se tiene que vivir, tenemos que decidir crecer y después de un luto necesario seguir adelante.

Quedarse en el pasado no aporta nada a nuestra vida y dejar de creer en las personas tampoco.

Quien se cuida siempre de no sufrir, termina viviendo a medias.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: Mi vagón del tren.

Gotitas de realidad…

Los años te enseñan si estás dispuesto a aprender, el tiempo no pasa en vano, no debería… El escaso crecimiento como seres humanos está fuertemente ligado con la falta de humildad de reconocernos obras en proceso.

Cuando dices así soy, así seré y nunca cambiaré estás ahogando la maravillosa y libertadora sensación de renacer, de reencontrarte, reivindicarte, explorarte y reinventarte, de descubrir todo aquello de lo que eres capaz como ser humano, como individuo, como amigo, como hijo, ¡como lo que sea!

La edad llega, inevitablemente, pero el crecimiento depende de cada uno, no es inherente es opcional, lo sucede siempre una decisión, la de aprender de lo vivido.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: https://pin.it/fcuzxgbgno6upd

Esto no es conmigo…

Y sigo con mi día… Haciéndome la distraída cuando visitas mi mente.

Camino, hacia adelante, con paso firme, el doble juego no es lo mío, es lo tuyo; eso de herir adrede no va conmigo.

Toxicidad que embriaga sumada a una frialdad siempre calculada.

Parece un susurro a mi oído tu llamado, intangible, irreal y contradictoriamente presente, claro; como esa atrevida y agradable brisa que te envuelve sorpresivamente y te despeina, tanto que entorpece tu visión.

Y digo para mí misma con el alma quieta y el corazón en paz: “no gracias”.

Y sonrío, fuerte.

Y sonrío, libre.

Esto, no es conmigo.

FMS ©By Mi vagón del tren

Fotografía: FMS ©By Mi vagón del tren