Indelebles huellas de amor

Y entonces llegas, cansado de tu jornada directo a jugar porque hay dos pares de ojitos esperando verte entrar por la puerta, anhelando, es casi imposible que brillen más de lo que brillan cuando te ven…

Te sientas y te escucho, me encuentro sonriendo al escuchar tus risas, enternecida al escuchar tus juegos, plena e inmensamente feliz de que seas tú, el hombre maravilloso que Dios me dio, el padre extraordinario que Dios les dio… Y entonces, poco a poco se apagan las risas mientras a petición suya les dibujas figuras imaginarias en el rostro, un tigre, una princesa, un león…

Todo se va quedando en silencio y de pronto te escucho respirar profundo, porque quedaste rendido, y así, entre el arrullo y la seguridad que extrañamente les provocan tus ronquidos caen rendidas ellas también…

Los tres amores de mi vida ahora duermen plácidamente y yo solo puedo darle gracias a Dios por momentos como este.

FMS

Un comentario en “Indelebles huellas de amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s