Tú…

Te miro y me miras, descubro en tus ojos nobleza, fragilidad y fortaleza.

Sonrío y sonríes, tanta frescura me trae tu risa, tanta esperanza, se amontonan los recuerdos de momentos en los que me enseñaste a usar la mía con mayor frecuencia y tomarme un poco a la ligera.

Lloro y lloras, como no sabías hacerlo, como te enseñé yo para poder liberar las penas y dejar ir el dolor.

Te abrazo y me abrazas, entonces encuentro mi hogar, mi fuerte, mi escondite recostada sobre tu pecho, en ese pequeño espacio que lleva años siendo solo mío.

Te beso, me besas y me maravillo de tu boca conocida siempre llena de besos nuevos.

Me entrego y te entregas, de la única forma que sé, con mi cuerpo y con mi alma, me percato entonces de sentirme plena, de saberme amada y de encontrarme amando como nunca pensé que pudiera hacerlo, a veces con risas, a veces con llanto, pero en fin, amando, amando tanto…

-FMS-

5 comentarios en “Tú…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s