Sobre mí.

Soy amante de la vida, defensora de la niñez y feliz por naturaleza, enamorada de la creación y de SU creador, creo en el amor como la fuerza que mueve el mundo, creo en las personas. 

Tengo claro que mi paso por la tierra es breve y cada día asumo seriamente el reto de dar significado y propósito a lo que hago, la vida para mí es mucho más que ver pasar los años, es lealtad, empatía y resiliencia, es entrega, pasión y perdón, es risa, llanto y equilibrio, es familia y amistad, un continuo aprendizaje donde ganan quienes saben reírse de sí mismos, maravillarse de lo cotidiano y llenar de agradecimiento su corazón. 

Creo en relaciones significativas, valoro lo pasajero pero atesoro lo eterno, tengo mi propio concepto de las maravillas del mundo y los atardeceres encabezan mi lista, la playa es sin duda mi lugar feliz, la risa de mis hijas la mejor de las melodías y el abrazo de mi esposo mi puerto seguro, ese lugar donde puedo esconderme, dejar de lado mis súper poderes para ser humana y vulnerable una vez más. 

Apasionada de la música y el baile, difícilmente escucho una canción sin crear en mi mente una coreografía que la acompañe, crecí con ese “5, 6, 7, 8” que solo entienden quienes han sentido el baile recorrer sus venas, arte en movimiento, lenguaje sin palabras, terapia y libertad… Amo el café, los postres y escribo desde que recuerdo, es mi manera de plasmar todo lo que pasa por mi mente, lo que siente mi corazón y no siempre logra expresar mi boca. Hace unos años en mi bolso no podía faltar un block de notas y un lápiz, ahora, es mi celular el que está lleno de escritos, frases, textos y reflexiones… 

Mi vagón del tren nace del deseo incesante de escribir, de comunicar, de externar lo que llevo dentro al mismo tiempo que sueño y anhelo que mis palabras o experiencias toquen el corazón de quienes me leen. 

Veo mi vida como el más maravilloso de los viajes, con un punto de partida y un punto de llegada, una aventura en la que algunas veces los paisajes son exuberantes y llenos de color, en otras ocasiones son áridos y grises, tengo días soleados y noches largas pero desde mi vagón del tren disfruto la aventura, cada estación encierra una enseñanza, un misterio, cada “parada” significa una nueva experiencia, abrazo lo que viene y digo adiós a lo que fue, entendiendo que, como dicen por ahí, el sentido de la vida es hacia adelante. 

Recibo con una sonrisa a quienes llegan y despido a quienes deciden irse, me queda claro que cumplieron su propósito, soy un poco distinta después de cada partida, sin embargo, me ilusiona pensar en lo que me espera,  quizá incluso me cruce con algunos de ellos más adelante, consciente de que eso podría o no suceder, procuro valorar cada instante compartido y dejar en esas personas un recuerdo grato. Otros seres, por el contrario, me acompañarán a lo largo de mi travesía y me encanta saber que estarán allí, el brillo en mi mirada me delata, cuánta alegría me proporciona ver que coincidimos y agradezco al cielo su presencia, no tengo claro si estoy yo en su vagón o ellos están en el mío y la verdad me tiene sin cuidado, me importa que estamos, que nos encontramos y que sin duda hay una razón para cada presencia que permanece y para cada ausencia que quedó. 

Por ahora me despido, deseando conocerles y saber de ustedes, dispuesta a abrir mi corazón con todo el miedo que eso conlleva y esperando me permitan llegar al suyo, no conozco una mejor manera de disfrutar esta aventura.  

Les invito a compartir conmigo en Mi vagón del tren… 

-FMS-

4 comentarios en “Sobre mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s